Farmacity en lucha

Farmacity en lucha
Trabajadores de Farmacity

miércoles, 25 de abril de 2012

Un dia viernes 13 de abril de 2007, hace 5 años.

RECORDAMOS LOS 5 AÑOS QUE SE CUMPLIERON EL VIERNES 13 DE ABRIL DE LA HUELGA REALIZADA POR LOS TRABAJADORES DE FARMACITY JUNTO AL APOYO DE LOS ESTUDIENTES NUCLEADOS EN LA FUBA EN EL LOCAL "PANAMÁ". REPASAMOS LO SUCEDIDO AQUEl DIA:


Logramos la reincorporación a Farmacity de Juan Pablo Juárez

Gracias a la perseverancia, dedicación y esfuerzo de los trabajadores de Farmacity y de sus representantes legales (Maria Alicia Calvinho, Adriana Legris y Andrea Forgueras), Juan Pablo Juárez logro obtener la reinstalación de su puesto de trabajo, lo que implica la reasignación de tareas (asistente de local) y la preservación del lugar físico de trabajo donde desempeñaba dichas tareas (sucursal Once) respetando sus beneficios sociales y su antigüedad además de recibir una compensación monetaria en concepto de daños y perjuicios desde la fecha del despido (abril de 2007) hasta la fecha de reincorporación (marzo de 2009).

En un fallo inédito dentro del rubro farmacia y muy poco usual en el ámbito laboral, la jueza Beatriz I. Fontana de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, dispuso la reinstalación de Juan Pablo Juárez en su puesto de trabajo, despojado del mismo por llevar a cabo, junto a otro grupo de empleados, reivindicaciones de índole gremial, asumiendo así la empresa una actitud persecutoria y discriminatoria contra ellos.

Este hecho ocurrido en el mes de abril del año 2007 tuvo como factor desencadenante a la redacción y posterior distribución, por parte de estos empleados, de una carta a cada una de las 72 sucursales que en ese momento poseía Farmacity, cuyo contenido no sólo denunciaba el incumplimiento deliberado del Convenio Colectivo de Trabajo por parte de la firma, sino que también expresaba una línea de pensamiento que concebía, y concibe, al trabajador como sujeto activo en el proceso de conformación y protección de sus derechos.

Siguiendo esta línea se procede a llevar a cabo conversaciones con los directivos de la empresa, abordadas en la reunión realizada en la sucursal situada en Santa Fe y Agüero –casa central-, de los cuales no sólo se obtuvieron respuestas insatisfactorias y muy alejadas de la realidad económica de la empresa, tales como “la empresa no está en condiciones de cumplir con las peticiones que figuran en la carta”, con respecto a nuestros reclamos, sino que el trato recibido de parte de dichos directivos hizo que se rompieran ciertos canales de diálogo que nos hubieran llevado por otro camino menos confrontativo. Habida cuenta de ello son los despidos injustificados, o mejor dicho, justificado sobre la base de la persecución, discriminación y censura, que posteriormente lleva a cabo Farmacity como forma de represalia hacia aquellos trabajadores. A consecuencia de ello se convoca, en forma escrita mediante carta, a todos los empleados a concurrir el viernes 13 de abril (fecha simbólica y representativa para el trabajador por ser el “Día del Empleado de Farmacia”) a una manifestación para expresarnos a favor de nuestros derechos, pero dejando en claro que dicha acción no tiene como objetivo alguno perjudicar la imagen de la empresa.

Ese mismo viernes mientras se desarrollaba el acto, los trabajadores ejercen su derecho constitucional de huelga, ocupando de forma pacifica la sucursal ubicada en la calle Corrientes 4647, barrio de Almagro, teniendo lugar dicha acción hasta el día sábado 14 de abril, día en que, aproximadamente a las 13 hs., (luego de 33 horas de empezada la huelga) Policía Federal junto a la Guardia de Infantería desalojan del lugar, represión de por medio, a los trabajadores que sostenían la ocupación, quedándose éstos, fielmente, en las inmediaciones del lugar. Todas las medidas hasta aquí mencionadas fueron realizadas sin la supervisión ni el apoyo del sindicato.

En la semana que prosigue a estos hechos, se llevan a cabo las negociaciones en el Ministerio de Trabajo (en las que participaron directivos y representantes legales de la empresa, el sindicato A.D.E.F. y los trabajadores involucrados) con el objetivo no sólo de lograr la reincorporación de los compañeros injustamente despedidos, sino también el efectivo cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo, que al fin y al cabo fue el desencadenante de toda la disputa. No habiendo superado en dicha instancia los problemas suscitados a raíz de dichos incumplimientos sobre todo por la intransigencia e incoherencia que caracterizó a Farmacity a lo largo de todo el conflicto y, habiendo perdido toda posibilidad de acceso al diálogo, los trabajadores perjudicados proceden a realizar las acciones legales correspondientes para que en, definitiva, se dirima en la justicia la validez o no de la tan ansiada reincorporación. Reincorporación lograda por Juan Pablo Juárez luego de 2 años de ardua lucha, y que el resto de los trabajadores aún sigue peleando, entre ellos su hermano mellizo, Pablo Jesús Juárez, Matías Repetti y Cesar Ramírez

No queremos olvidar el papel decisivo que las mencionadas acciones, entre ellas la ocupación pacifica de la sucursal Panamá, jugaron a lo largo del conflicto presentándose como factor determinante a la hora de exigir y conseguir algunos de los derechos que establecia el CCT de farmacia y que vemos hoy por hoy de manera natural que esta empresa lo abone.

Como nota aparte, queremos mencionar que Farmacity abrió en su momento una causa penal contra los trabajadores que realizaron la ocupación de la mencionada sucursal Panamá por usurpación ilegitima de la propiedad privada. El juez María Bunge Campos desestima la demanda aduciendo que la intención de los trabajadores no fue afectar el disfrute de la posesión sino efectuar un reclamo enmarcado dentro del derecho constitucional de huelga, recordando la supremacía jerárquica de éste sobre aquel.

Sabemos que aún falta mucho pero dejamos plasmado aquí nuestro más firme compromiso con todo aquello que signifique dignificar el trabajo de todos nuestros compañeros.
Debemos convencer a aquellos que detentan la propiedad privada de los medios de producción, mediante el arte de la persuasión, que el trabajador no debe de ser considerado como un costo o un gasto más en la cadena de producción, como aquello que debe ser reducido a como dé lugar para maximizar los beneficios o la rentabilidad de los accionistas, vilipendiando salarios, y hacerles entender que el trabajo humano es un factor de mucha significación en el valor agregado de los productos que ellos comercializan.

No queremos concluir la carta sin dejar explícitamente claro que nuestros reclamos son a favor de nuestros derechos y no en contra de la empresa.



1- DEJAMOS INFORMACION PERIODISTICA SOBRE ESTOS HECHOS:


Diario Cronica Domingo 15 de Abril de 2007
Denuncia por trabajo esclavo
Desalojaron por la fuerza a empleados y hubo varios heridos; preocupacion


El despido de cinco trabajadores de una conocida cadena de farmacias que solicitaban el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo, provoco una masiva protesta frente a uno de los locales ubicado en el barrio de Almagro que consistio en la ocupacion del mismo y origino la posterior represion policial que culmino con varios jovenes heridos.
Uno de los estudiantes de la FUBA, Marcelo Panigadi, que resulto herido en el ojo izquierdo tras la intervencion de la policia, senalo: "vinieron de la infanteria para desalojar a los empleados y luego con escudos y palos nos agredieron a todos los que estabamos en la vereda. A mi me golpearon el ojo y me tuvieron que cerrar la herida con un pegamento. Tambien le pegaron a otros chicos, entre ellos varios mujeres."
Desde el viernes a la mañana empleados de la cadena de farmacias Farmacity ocuparon en forma pacifica el local ubicado en Avenida Corrientes 4647 en demanda de diversos reclamos laborales y tambien por el despido de cinco trabajadores: Pablo Jesus Juarez, Matias Repetti, Juan Pablo Juarez, Gustavo Lopez y Juan Iglesias.








Pablo Juarez, unos de los empleados que recibio el telegrama de la empresa en la que le comunicaban que "prescindian de sus servicios" señalo: "ocupamos el local para reclamar que se respete el Convenio Colectivo de T, que paguen al 100% las horas extras y tambien las jornadas nocturnas, la reduccion de 14 a 8 horas las jornadas dominicales, reduccion a 7 horas para los empleados que hacen el horario nocturno o en su defecto que le otorguen un dia mas de franco".
Mientras, Juarez explicaba las demandas, los demas manifestantes, apoyados por estudiantes de la FUBA y otras organizaciones estudiantiles cortaron dos carriles de la avenida corrientes lo que genero un verdadero caos en el transito.
Luego otros de los despedidos, Matias Repetti, denuncio las condiciones insalubres existentes en el sotano del local donde funciona el deposito: " en ese lugar no se cumplen las normas legales, no hay nada de ventilacion y por momentos es irrespirable. Se lo comentamos a los directivos pero aun no obtuvimos respuestas".



Nota publicada en Pagina 12, suplemento "Las 12"

11 de mayo de 2007

Las legendarias ocho horas

Ahora estoy peleando por la reincorporación”, dice Juan Pablo Juárez, mientras le pone la película Lo que el agua se llevó a su hijo Santiago de tres años. Un conflicto gremial con Farmacity se llevó su empleo y, también, el recuerdo de las ocho horas laborales. “Los domingos trabajaba dieciséis horas corridas”, dice, de corrido, Juan Pablo, que además de vivir en Farmacity tenía que ser papá de Santiago y estudiar en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. La precarización de los y las estudiantes universitarios generó la adhesión de la FUBA en la toma del local de Corrientes y Angel Gallardo, el 13 de abril pasado.
Pero las condiciones de trabajo no sólo se vinculan con la posibilidad (o no) de estudiar, sino con el derecho a ser mamá de las trabajadoras y con la salud. “En ese local funcionaba una droguería ilegal (porque no pueden estar en el mismo lugar que una farmacia) y por eso tomamos ese establecimiento”, explica Juan Pablo. “El trabajo es precarizado y nosotros necesitamos tiempo para estudiar y para nuestras familias. Ahora se están dando los últimos pasos para que volvamos a trabajar en diez días hábiles en una droguería que se va a abrir, pero sólo ocho horas”. Santiago agradecido. Su papá no va a ser sólo una película. Y los derechos laborales, una de dibujitos animados.

Nota: Articulo publicado en el diario Pagina 12 ; 11 de mayo de 2007 ; por Luciana Peker



2- En abril de 2007 se llevaron a cabo las negociaciones en el Ministerio por la reincorporacion de los trabajdores despedidos. Dejamos aqui el expediente:


Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad social en el cual participaron Trabajadores, Sindicato y representantes de Farmacity (expediente nª 1.215.361/07)

Se realizo en la Ciudad de Buenos Aires, en los dias de Abril del 2007, las reunines para superar el conflicto, en los cuales estuvieron presentes:
Miguel A. Alioto (Secretario de Conciliacion), la Asociacion de Empleados de Farmacia ADEF (Alfredo Ferraresi - Secretario General; Victor Carricarte - Secretario Adjunto), Empresa Farmacity (Pablo Sartan - Gerente de RR.HH.; Guillermo Bustos - Gerente General; Jose L. Zapata y Agustin Siboldi - Abogados) y los Trabajadores de Farmacity (Juan P. Juarez; Pablo J. Juarez; Cesar Ramirez; Gustavo Lopez).
 Alli se llevaron a cabo las negociaciones; con todos los actores intervinientes, para solucionar el conflicto originado, en los dias de Semana Santa de Abril de 2007, por los reclamos laborales de los trabajadores y su respectivo despido por esta causa (persecucion Gremial)La empresa Farmacity manifiesta que: " que a pesar de los graves hechos ocurridos (ocupacion pacifica de la sucursal PANAMA y el legitimo ejercicio del derecho de huelga de los trabajadores) la empresa esta dispuesta a proponer una reicorporacion condicionada de los empleados, sujeto a los siguientes puntos:  



-El personal reincorporado prestara tareas en el deposito de la calle Andonaegui de la Cap. Fed., proximo a inaugurarse, respetando el nivel salarial y la prestacion laboral sera de lunes a viernes.

-Atento a la repercusion que este diferendo ha tenido en el clima interno de trabajo, la toma efectivas de tareas debera concretarse una vez cumplidos 20 dias habiles "

Los trabajadores, cuya representacion fue ejercida por ADEF, rechaza la propuesta por considerarla inexacta, poco seria, las tareas a realizar distarian mucho de las habituales ejercidas en sus respectivos locales, el local se encontraba proximo a inaugurarse, y la reincorporacion deberia ser inmediata; lo cual, los trabajadores solicitan al Ministerio de Trabajo que dicte la Conciliacion Obligatoria, reincorporando con tareas a los empleados despedidos en las mismas condiciones de trabajo.

La Conciliacion Obligatoria permite retrotraer el conflicto a los dias previos de iniciado el mismo, lo cual hubiese significado el regreso de los empleados de Farmacity a sus rspectivos puestos y locales, pero el Ministerio de Trabajo no tomo partida ni dicto resolucion, dejando "cajoneado el expediente". Ello obligo, posteriormente, a los empleados a iniciar acciones legales (representados legalmente por la sra. Maria Alicia Calvinho y la sra. Adriana Alegris) contra Farmacity para conseguir la reincorporacion a sus lugares de trabajo, lo cual en el fallo de Diciembre de 2008 lo lograron a traves de la Camara de Apelaciones en lo Laboral (Jueza Beatriz I. Fontana).

En este fallo quedo claro que el derecho a huelga puede ser ejercido por cualquier trabajador independientemente si se encuentra sindicalizado o no. Ademas puso un coto a los despidos discriminatorios debido a las actividades gremiales de los trabajadores (tomando dicho concepto en su sentido mas amplio). Este es un fallo historico dentro del ambito de Farmacia, lo cual va a permitir que los trabajadores se organicen libremente, sin ningun temor, para reivindicar sus justos derechos. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada