Farmacity en lucha

Farmacity en lucha
Trabajadores de Farmacity

sábado, 20 de diciembre de 2014

¿DE QUIÉN SON LOS SINDICATOS? ¿De los afiliados o de los dirigentes?

¡Los sindicatos son de todos los trabajadores que nos afiliamos y los sostenemos con nuestra cuota mensual!

Cuando los trabajadores nos comenzamos a dar cuenta de que los patrones nos explotaban, hace ya muchos años comenzamos a organizarnos, primero en sociedades mutuales solidarias, pero con el tiempo las transformamos en SINDICATOS.

Los sindicatos son organizaciones creadas por los propios trabajadores para luchar colectivamente en contra de la superexplotación patronal, es decir para lograr vender lo mejor posible nuestra fuerza de trabajo.

No sólo para reclamar colectivamente mejor salario, sino también mejores condiciones de trabajo, seguridad e higiene en el lugar de trabajo, etc.

Al principio los patrones los desconocieron, pero como vieron que no podían acallarnos los “reconocieron” dictando leyes de contrato de trabajo (20.744 y otras) donde regulan, como a ellos les conviene, nuestra actividad gremial.

Estas leyes no paralizaron tampoco nuestras luchas por querer vivir mejor y entonces los patrones empezaron pasando un sobre bajo la mesa, primero al delegado y luego comprando a los dirigentes, para que trabajen para ellos desde los sindicatos, en contra de los afiliados. Hoy esos dirigentes, la burocracia sindical son millonarios que trabajan para los patrones desde los sillones de los sindicatos.



Para que un sindicato sirva a los afiliados tiene que regirse por principios clasistas, para empezar por estos seis:

1) Todo se resuelve por asambleas y éstas deben ser deliberativas y no simples tribunas donde sólo hablan los dirigentes.

2) Los problemas se resuelven por votación a mano alzada en las asambleas.

3) Los cargos son electivos y revocables por la asamblea.

4) Cuando se mandata a algún compañero para gestionar ante la patronal, debe rendir cuentas de los resultados a la asamblea.

5) Todo compañero electo para alguna función en el sindicato, sólo podrá ganar el sueldo que ganaba en la fábrica.

6) A los traidores a esta forma de funcionar se los debe expulsar del sindicato, porque el sindicato es nuestro, no de los traidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada