Farmacity en lucha

Farmacity en lucha
Trabajadores de Farmacity

sábado, 28 de febrero de 2015

La otra cara de Farmacity: edificios en mal estado y malas condiciones sanitarias que ponen en peligro a clientes y empleados.

BUENOS AIRES, febrero 10

El sábado pasado se desmoronó el techo de un local de la cadenera en el barrio porteño de Recoleta, hiriendo a dos personas. Por este hecho, empleados de la firma denunciaron condiciones deficientes de trabajo. “Locales sin aire, baños en pésimas condiciones, comedores mal equipados baños”, denunció la agrupación “Farmacity en lucha”.

El sábado por la tarde, en el local de Farmacity de Callao y Vicente López, dos personas resultaron heridas luego que parte del techo se desplomara. Si bien los heridos fueron trasladados a un hospital local y se encontraban fuera de peligro, el accidente dejó al descubierto otra cara de la mayor cadenera del país. Lo que por fuera parece todo impoluto, esconde condiciones de trabajo preocupantes. Como denuncian sus empleados y fuentes del sector, detrás de la fachada se esconde la verdadera cara de la firma: malas condiciones edilicias, deficiencias sanitarias y constantes situaciones de peligro para pacientes y trabajadores.

El caso del local del barrio porteño de Recoleta es parte de una deficiencia estructural que se viene denunciando desde hace tiempo. Según informó la cadena de noticias TN, el derrumbe de parte del techo de una farmacia en Recoleta dejó el saldo de dos heridos. El mismo ocurrió en la esquina de Callao y Vicente López, y los afectados –dos mujeres –están fuera de peligro.

“Dos mujeres resultaran heridas tras la caída de parte del techo de una farmacia del barrio porteño de Recoleta, ubicado en la intersección de las calles Callao y Vicente López. Las mujeres fueron derivadas al Hospital Fernández, y están fuera de peligro”, remarcó el canal de noticias.



Pero lo que parece un hecho aislado es en realidad la cara oculta de la cadenera. Según confirmaron fuentes del sector a MIRADA PROFESIONAL, esto es parte de los problemas diarios que empleados y clientes deben afrontar. Detrás de la fachada pulcra, se esconde una historia de desidia y maltrato.
Uno de los sectores que viene denunciando esta realidad es la agrupación “Farmacity en lucha”, que reúne a los empleados de varios locales, y que realizan acciones sindicales en defensa de sus derechos. “Locales sin aire, baños en pésimas condiciones, comedores mal equipados. Repudiamos la inacción de Farmacity ante el pésimo estado edilicio de la gran mayoría de las sucursales, que provocan el peligro de la integridad física del trabajador”, denunció en su página de Facebook la entidad.

Además de estas condiciones, los empleados denuncian “maltrato laboral”. “Los años pasan y el acoso por parte de gerentes y supervisores sigue firme día a día, afirmaron desde esta agrupación. En concreto, recordaron que “en la sucursal 133 terminamos un 2014 muy malo, el 15 de noviembre desde la gerencia se sobrepaso todo limite agrediendo físicamente a una cajera, que desde su inicio había sufrido acosos constantes de parte de algunos de sus superiores”.

“La empresa es responsable de todos y cada unos de los actos de hostigamiento, amenazas y agresiones con los que nos toca convivir. Son responsables supervisores y recursos humanos, por estar al tanto de todo lo que pasa y apañar estos actos”, concluyó la agrupación.

Fuente: Mirada Profesional

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada