Farmacity en lucha

Farmacity en lucha
Trabajadores de Farmacity

sábado, 23 de marzo de 2013

Pacientes o consumidores?

Pacientes o consumidores: Qué se esconde detrás del acopio ilegal de medicamentos en un “galponcito de Ciudadela”, provincia de Buenos Aires.

La noticia causó conmoción. 27 mil fármacos secuestrados en un depósito clandestino de la firma Farmacity pone una vez más al descubierto la estrategia de esta cadenera. Lo que está en juego es el modelo de farmacia, y si me permite: La seguridad de la gente cuando compra un medicamento; y si queda en manos de los grandes capitales o los profesionales sanitarios.


El descubrimiento de un depósito ilegal de la cadenera Farmacity, donde se acumulaban 27 mil medicamentos, material estéril para cirugía de distintos tipos, generó un estado de alarma en todo el país, en especial en la provincia de Buenos Aires, lugar donde se descubrió este “aguantadero” de productos farmacéuticos de la Cadenera. Una vez difundida la noticia, las chicanas legales del mayor punto de venta de remedios del país, buscó eludir la responsabilidad de tener tamaña cantidad de fármacos en un lugar no habilitado, una violación más de una larga lista que incluye el gondoleo y la falta de respeto a las normas votadas por unanimidad en el Congreso Nacional.

La saludable actitud de la dirección de Farmacias del ministerio de Salud provincial -que debió soportar la presión del gigante -dejó ver el verdadero problema que se esconde detrás de la firma: la intención de "romper" la ley de farmacias en suelo bonaerense. Es que más allá de la discusión de la legitimidad de los medicamentos -si eran o no óptimos para el consumo, se puede discutir, estaban en un lugar ilegal, sin condiciones sanitarias mínimas. Y esa debe ser la luz de alerta para la profesión farmacéutica argentina. Se llame Farmacity o el nombre con el que aparezca estas cadeneras.

No es casual que Farmacity tenga esa cantidad de remedios en la Provincia, donde tiene un solo local de Farmacia en la ciudad de Mar del Plata, vergonzante excepción al filo de la Ley. Desde hace rato tiene como principal objetivo de expansión llegar al mercado bonaerense, y el acopio “licencioso” es parte de su estrategia.

Con grandes capitales que llegan a gigantes de las finanzas como Merrill Lynch, la cadenera busca imponer su modelo de farmacias en todo el país, para lo cual sabe que la Provincia es un "tesoro a conquistar". Para imponer su estilo "drugstore", debe antes transparentar a las sociedades anónimas como propietarias de los mostradores. Tiene un obstáculo de peso: la ley 10.606 y el poder político y administrativo del Estado para hacerla cumplir.

Ahí está el meollo de la cuestión, el centro del tablero de este peligroso juego de ajedrez: El ataque frontal de esta cadena a la Ley e Farmacia 10.606 que mantiene a la farmacia bonaerense dentro del modelo sanitarista, donde el farmacéutico es su garantía de calidad.

Sabemos que no podemos permitir que estos “anónimos” intereses penetren sin problema en un mercado de por sí complejo. Van por todo. Como sabemos que presentaron un recurso de Amparo contra la inconstitucionalidad de la ley provincial, buscando una jugada formal que le permita el desembarco. Hasta ahora la estrategia está trabada, y las normas se respetan. Sin la suerte de tener un gobierno como el del PRO que les facilite las cosas, Buenos Aires es todavía una zona libre de su influencia. Veremos que acontence en el futuro. Dependerá de nuestra destreza profesional en la articulación con todas las fuerzas políticas que estén a favor del RESPETO POR LAS LEYES SANITARIAS.

Los 27 mil medicamentos -un número nada despreciable que habla del poder de compra de los capitales detrás de la firma -estaban en Ciudadela, provincia de Buenos Aires. Dato poco alentador. Saludamos casi con sorpresa el accionar del ministerio de Salud y del Fiscal interviniente, una acción valiente que hace cumplir las leyes que el Estado impone. Pero los medicamentos estaban. Sabemos que hay otros puntos como estos, sabemos que el acopio es una de las formas más comunes de este negocio.

La pregunta que se abre ahora involucra no solo al farmacéutico, a sus Instituciones y al Estado. Involucra a todos los ciudadanos:, qué compra la gente, cada día, cuando compra los remedios para sus hijos:,¿qué seguridad ofrece una cadenera con este accionar a la hora de dispensar medicamentos?; usamos la palabra dispensar y no vender, porque ahí esta el nucleo de la idea.

El profesional y su farmacia deben garantizar el acondicionamiento de los fármacos, deben ser responsables de su mantenimiento, de que estén en condiciones. Deben además bregar por una buena utilización de ellos por parte de los pacientes, y una correcta adhesión a los tratamientos. Eso es dispensar. Eso es ser farmacéutico. Acopiar productos en un depósito, sin ningún cuidado ni precaución, es digno de una ferretería. Una mala ferretería. Con todo el respeto que nos merecen los amigos ferreteros.

Los dirigentes farmacéuticos se definen.

Ante este cuadro de situación, la dirigencia farmacéutica salió a denunciar los verdaderos intereses de la firma. Convocados por MIRADA PROFESIONAL, varios farmacéuticos con responsabilidades institucionales a nivel nacional, comenzaron a correrle el velo a esta noticia, que detrás de lo delictual esconde la perversa estrategia de la cadenera.

"Lo que está en juego es la forma en que entendemos la salud en la Argentina", Sin medias, el titular de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) Ricardo Aizcorbe empezó a destejer la sombra detrás de velo.

"Hay quienes desde las sombras quieren imponer un modelo basado en el lucro. La pregunta es: en manos de quién dejamos la salud de los argentinos, si en las farmacia profesionales o en estos sectores que manejan los medicamentos de esta forma", ratificó Aizcorbe.

Para el titular de la COFA, el decomiso "no es una simple noticia policial, es un delito contra la salud pública, algo grave que la justicia debe investigar. Además, demuestra que estos capitales tienen un único objetivo: multiplicar ganancias a costa de un consumo irracional. El paciente es solo una excusa. Un ente indefenso al que se le descargan recursos de marketing para que sea feliz tomando medicamentos".

Por su parte, para Fernando Esper, titular del Colegio de Farmacéuticos de Tucumán y Prosecretario de la COFA, se mostró sorprendido por el decomiso en un local ilegal.

"Farmacity gasta mucho dinero en campañas de marketing, en posicionar su marca, y después resulta que guarda sus productos en un galpón en medio de la nada, sin ninguna precaución sanitaria, Me gustaría saber qué piensan sus clientes de esto", aseguró.

"Tanto cuidado en la publicidad y resulta que del mostrador para atrás los productos están tirados a la buena de Dios, sin ningún cuidado. Si así cuidan a sus clientes, no quiero pensar lo que no vemos, de lo que todavía no nos enteramos", afirmó Esper.



Esper sabe lo que es combatir contra grandes capitales. "Te venden chispa para bujías. Es intolerable que se permita la habilitación de Farmacias para cualquier fin ajeno a la salud" , bromeó el dirigente tucumano, que especuló que estas noticias "son un retroceso no para nosotros, sino para ellos, que no cuidan los más simples cánones de este profesión: Los Pacientes".

Otro de los que se pronunció fue Enrique Roca, candidato a presidente del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba y asesor de la COFA, que recordó que en el país existe un sistema nacional de trazabilidad que se contradice con estas noticias.

"El país puso en marcha un sistema para controlar la cadena de comercialización de los medicamentos, tener miles de productos en un depósito ilegal viola este mecanismo. Las normas son para cumplirlas, y eso pedimos", sostuvo el dirigente cordobés, que ya presidió el colegio local hace unos años.

El sistema de trazabilidad establece un mecanismo que controle el camino de los medicamentos, que van de un laboratorio productor, pasa por la droguería que distribuye y termina en la farmacia que dispensa. "Una buena dispensa incluye respetar esta cadena de calidad, algo que aquí no sucede. De dónde venían los medicamentos es un misterio, y lo que es peor, el destino final también. Eso preocupa, y es ilegal", argumentó Roca. Todos los dirigentes coinciden en una idea clave: el respeto de las leyes. Se peleó mucho para que se promulguen, ahora hay que trabajar para que se hagan cumplir.

Duelo de modelos.

El ex ministro Ginés González García tenía una frase perfecta que sintetiza la integración que los farmacéuticos buscan cuando hablan de modelos de salud: "No hay una Salud pública y otra Privada. Toda salud es pública, lo que hay es una gestión Oficial y otra gestión privada". Sin esta integración, los grandes capitales se adueñan del mercado, y los pacientes pasan de ser enfermos a consumidores.

Esa diferencia al principio sutil -luego fatal -es la que marca el rumbo de la Seguridad Social de un país. Se da aquí en el nuestro o en cualquiera que uno tenga ganas de mirar. Si nos fijamos hacia fuera, veremos los efectos de esta "liberalización" del mercado. España es el mejor (peor) ejemplo, un sistema que mantiene al borde del abismo a miles de farmacias, que deja de atender inmigrantes en los hospitales y que no tiene otra respuesta que más ajuste a los reclamos sociales y acortamiento de los beneficios sanitarios en general.

Si Barack Obama lleva casi todo su primer mandato -hay elecciones en noviembre -intentando reformar el sistema de salud, para darles algún tipo de cobertura mínima a los más pobres de su país, que es controlado por Aseguradoras de Salud, con sus lobbies descomunales en el Congreso Norteamericano. Un esquema que hasta ahora fue imposible de romper. Poderosos grupos económicos haciendo de muralla para impedir la practica un esquema de salud, más al estilo europeo, más al estilo sanitarista. Qué creen que sucederá si estos capitales se instalan definitivamente en la Argentina. Empresas de capitales anónimos digitando la Salud de los argentinos y a veces acopiando medicamentos para ser vendidos como barritas de chocolate a los pacientes del sistema sanitario.

Estamos ante la presencia de dos modelos antagónicos: Quienes entendemos que la salud no es “producto”, que el medicamento es un bien social como lo define las Ley Argentina, sabemos que debemos armonizar los esfuerzos. "La farmacia, en cualquier lugar del mundo, es parte activa de los sistemas sanitarios, desempeñando uno de los servicios más próximos, accesibles y mejor valorados por los ciudadanos".

Destaca como un faro para la farmacia profesional la declaración final del XV Congreso de Derecho Sanitario. Ese es el camino, que tienen como pilar al farmacéutico como agente de salud en servicio permanente. Por eso debemos pelear. Por una farmacia como posta sanitaria privada de interés público.

Néstor Caprov

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada